JUEVES

2-abril-2020

Ilustración: Cortesía de  La Ché / El Espectador
 @lachetaller  / @elespectador  

Y así pasan los días, de lunes a viernes,
Como las golondrinas del poema de Bécquer,
De estación a estación, enfrente tú y yo,
Va y viene el silencio.

[Jueves, La Oreja de Vang Gogh]

     El día de los recuerdos, el día del #TBT, el día que siempre esperamos que llegue para recordar, aunque en Facebook nos viven recordando nuestra vida pasada. Nuestros amigos y amores de ayer y hoy, así hayamos eliminado algunas fotos. Un día para mirar atrás y subir las fotos y las publicaciones que se nos olvidaron durante la semana y que aprovechamos para mostrar. En estos días de cuarentena muchos han subido recuerdos de sus vacaciones, de sus fiestas, de sus salidas, de sus encuentros, de todo lo bonito que hacían antes de que llegaran estos momentos de encierro, silencio e incertidumbre. Hay algo que me está llamando la atención y es que, por ejemplo, en el Quindío, han encontrado mucha gente muerta en causas muy extrañas, al lado de un río, en una casa, son cosas muy locas las que pasan a la par de este encierro.

     Les debo ser sincero, mientras escribo, estoy esperando que vuelva a temblar, que volvamos a salir corriendo, que nos burlemos en redes de que no vamos a pasar de abril. En serio, qué año tan extraño, cada mes ha traído cosas inexplicables, sorprendentes, que no entendemos. Por mi parte dejaré de pensar y de decir: Mes X sorpréndeme, porque no quiero más sorpresas, 2020, en serio, marica, ya.

     Los días siguen pasando, las mañanas empiezan a las siete, el café está listo media hora después, no he parado la rutina de levantarme, tender la cama, bañarme, arreglarme y sentarme a trabajar. Mi cuarto es, en este momento, una oficina con una cama. Como ya les había contado, y creo que todos lo hicimos, hemos acondicionado espacios para cumplir con los deberes, afortunados aquellos que al menos cambian de cuarto, es un proceso mental interesante, ese de decirle al cerebro: Bueno, pana, vamos es a trabajar. Y que el cerebro responda, aunque piense, piense, piense, piense, piense, piense, en el momento que nos toque a nosotros el contagio. La ansiedad aumenta y como lo dijeron Los Hermanos Lebrón: la temperatura sube, sube, sube la temperatura.

     En la casa estamos somatizando las cosas, estornudamos, tosemos, tenemos ansiedad, angustia y estamos esperando, esperando, esperando que todo esto pase. Digamos que permanecer en la casa no se nos ha hecho tan tedioso, la mayor parte del tiempo la pasamos aquí. Sin embargo, ya van dos semanas totalmente encerrados. Es obvio que algunas cosas vayan cambiando, pero la estamos sobrellevando mientras esperamos y esperamos, eso es lo que hacemos #QuedarnosEnCasa y #Esperar. He hablado con amigos, familiares, conocidos y desconocidos. Todos afirman tener mucha angustia por lo que viene, nadie estaba preparado ni esperaba que esto ocurriera, me causa gracia las publicaciones de la convivencia, este domingo llega el cara a cara, las apuestas inician y todos a la espera del amenazado por convivencia. Unos profesores me dijeron: Johan, dimensione esto, estoy con mi esposa, mi hija, mis mascotas y sin fútbol. Otros comentaron: No soporto trabajar desde mi casa, extraño mi oficina, amo a mi mamá, a mi hijo y a mi familia, pero necesito descansar, necesito salir, no aguanto más quiero mandar todo para la mierda.

     Mi mejor amiga ya ha presentado episodios de depresión. Esto no es un juego compañeros, no es que simplemente, como lo afirma el Ministerio de Salud: En caso de sentir ansiedad o depresión, cambien los pensamientos. Esto no es decir: Ayy ya, piense en otra cosa, haga ejercicio, lea, vea televisión, series, películas. De verdad os digo, que en esta época, muchos serán los deprimidos. Las personas que antes drenaban la angustia y la desolación trabajando, bebiendo, saliendo, se han encontrado con el encierro, la espera, la soledad. Hoy, por cierto, me tocó decirle a don Papá que dejara de mandarme tantos memes, se la pasa en el celular, compartiendo, enviando cadenas, está que se sube por las paredes, como ellos, nosotros, ella, él, tú y yo.

     Los días se pasan, la mañana llega, la tarde avanza, la noche cae. Pensamos, pensamos, esperamos, pensamos, esperamos, pensamos, trabajamos. Escribo, leo, publico, diagramo, edito, espero. Tomo café, otro café, más café. Las noticias hoy nos han tocado el tema de que el trece de abril será otro día más, que llegaremos a él y seguiremos contando. La cuarentena no va a acabar tan pronto, esto será largo, tedioso y sin precedentes. Por ahora, haré chocolisto, veré la Casa de Papel y dormiré, si es que puedo, esperaré e­l sonido de la alarma mañana.

SOBRE EL AUTOR

Johan Andrés Rodríguez Lugo

Futuro Comunicador Social Periodista Universidad del Quindío.

- Tomar café, comer mucha pasta, la música, los libros, los viajes, cosas simples y también algunas complejas - “No es que una quiera es que toca, entonces tin”- 

Contacto:

Facebook: https://www.facebook.com/johanandres.rodriguezlugo

Twitter: @UnJohanTin

Instagram: @Johan_RL

Si te gustó este contenido ¡compártelo!

© 2019 by revista El Rollo

  • El Rollo
  • White Twitter Icon
Logo%20IVOX%20blanco_edited.png
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now