Miles de voces retumbaron en Manizales nuevamente

Banner.jpg

Las fiestas de 15 en Latinoamérica guardan una mística particular, desde las actividades que componen la celebración, hasta la manera en que uno debe vestir para hacer presencia el día de la gala. No sé si en este caso aplique lo que afirmo, pero lo que sí es cierto es que Grita ya alcanzó 15 ediciones, esta última con un tinte especial, volvió a sonar Expoferias en Manizales después de casi tres años de encierro.

 

Tan perdida estaba la costumbre de viajar que no dormí, algo que es muy común cuando mi cabeza toca blandito. Por el contrario, seguí con cautela todo el recorrido como si fuera la primera vez que viajaba a la capital caldense. El tiempo de viaje, el mismo. El clima, igual; aunque más lluvioso que de costumbre. El paisaje sí tuvo cambios notorios, varias torres nuevas y algunas zonas que ya no me eran tan familiares a la vista.

Al llegar a Expoferias la nostalgia me invadió, no puedo negar que extrañaba ese lugar que me pone a mil cada vez que, pasado el mediodía, las bandas marcan su primera canción y comienza el festival. Estaba oficialmente en los 15 años de Grita. El cartel digno de la celebración, tremendas propuestas sonoras nos esperaban el fin de semana. 

Como es habitual, el primer día es destinado a fusiones; punk, reggae, ska y rap. Una lluvia intermitente acompañó la jornada, al final daba hasta pereza quitarse la chaqueta. Human Scale, Sonido Deskarado, Blessed Noise de México, Inopia, Elemental Flow, Lo ke diga el dedo, Animales Muertos de España, Realidad Mental y Los Cafres de Argentina, fueron los encargados de ambientar el frío sábado que contó con la presencia de unas 5.700 personas que poguearon, bailaron y gritaron las canciones de sus bandas favoritas.

Para el domingo, en la segunda y última jornada del festival, los sonidos estridentes y extremos del metal fueron los protagonistas, a título personal estaba esperando dos agrupaciones en especial, sin quitar mérito al excelente desempeño de cada agrupación en tarima que, sin importar si tocaban temprano o en horario nocturno, la dieron toda y contagiaron de su energía a todos los asistentes.

Dúplex dio cátedra de aguante y con un show aplastante le dio inicio al día que auguraba ser más seco que el anterior, y así lo fue hasta entrada la noche, por lo tanto la prevención con el clima era menor. Luego la jornada continuaría con Ironclad, Moth y GOC, que en una tarea casi maratónica no dieron espacio a discursos pero sí a un show memorable de 45 minutos de música pura y dura por parte de cada banda. Continuarían Occultus, Cuntcrusher y finalmente las cabezas de cartel, las internacionales Warbringer y I Am Morbid, con un Pete Sandoval reventando tímpanos con su batería.

Como balance final, Grita tuvo para su celebración de 15 años a 18 bandas en tarima, una asistencia de aproximadamente 10 mil personas en ambos días y un balance positivo frente al comportamiento y respuesta por parte del público que año tras año se reúne en la Ciudad de las Puertas Abiertas para dejar ver su pasión y apoyo por los géneros afines al evento. 

Gracias a todas las personas y entidades que hicieron posible una versión más del festival más importante del Eje Cafetero y el tercero a nivel nacional. Desde ya inicia la cuenta regresiva para darnos cita nuevamente en este espacio que debemos apoyar y mantener en pie.

TEXTO Y FOTOS

Christian Acuña/ Editor fotográfico revista El Rollo.

“Músico, fotógrafo y voleibolista rodillón. Lo mío es la percusión”.