Retrospectiva:

Un día como fotógrafa en Ibagué Ciudad Rock

Por: Stefania Vargas Gómez
Ilustración: Maucho

“No hace falta recurrir a trucos para hacer fotos… No tienes que hacer posar a nadie ante la cámara. Las fotos están ahí, esperando que las hagas. La verdad es la mejor fotografía, la mejor propaganda” Robert Capa[1].

 

Inspirada en esta gran frase empecé este nuevo capítulo. Mi objetivo era inmortalizar mediante la fotografía, algunos de los instantes más memorables de Ibagué Ciudad Rock. El Festival llevaba 11 versiones incluyendo la de 2013. La fotografía siempre me ha llamado la atención, al igual que el Festival, entonces ¿Por qué no combinarlos?

 

Sábado 9 de noviembre 5:30 de la tarde. Hacía bastante calor y pensaba en que el día no había terminado. Después de un extenuante trabajo audiovisual en Melgar, iba con la poca esperanza de poder alcanzar a registrar algo de lo sucedido en Ibagué Ciudad Rock, ya que el evento inició a las 2:00 de la tarde.

 

Llegamos a las piscinas Olímpicas, Juan mi compañero de trabajo me dijo:

 

  • Llamemos  a Dani (Jefe de prensa de ICR y gran amigo nuestro), él nos da las escarapelas de prensa.

 

Los nervios jugaban una mala pasada y las manos se me pusieron frías. “Todo está bien Fefa, harás un buen trabajo”, me dijo dándome  ánimos.

 

  • Todo listo Fefa, vamos por la entrada de la Quinta, allí Dani nos esta esperando.

 

La emoción al entrar, no tener que hacer fila y tener acceso a todos lados en el evento no tiene comparación. Nos encontramos con Daniel Giraldo, él nos entra como si tuviéramos preferencia total, − Esto es genial – me dije a en voz alta. De allí pasamos toda la multitud, entramos al patio de banderas donde cientos de personas se reúnen en torno a las diferentes actividades que traía el Festival. Porque no solo había conciertos, si no también exhibiciones de roller derby, skateboard, stands con diferentes productos como muñecos, camisetas, comida, entre otras cosas, que las personas podían disfrutar.

 

Después de saludar a mis amigos, Daniel nos indicó que estariamos después de la valla, ese lugar al que pocas personas pueden entrar −Fefa estarás en tarima, Juan abajo frente a la tarima −. Tímida y un poco insegura me subí a la tarima, saludé a las personas de logística, sin mayor importancia ellos me saludaron y siguieron sus labores. Mientras todo se acomodaba para  la siguiente banda yo alisté la cámara, tenía poca batería y me preocupé. -Debí traer el cargador- pensé.

 

Pasada media hora y nada que tocaba El Finger, banda de Cali la cual jamás había escuchado. Llegaba cada vez más gente, el ambiente se volvió más familiar. Al cabo de 40 minutos subió al escenario la agrupación −tienen buena presencia, buena actitud, veremos que tal tocan− pensé. Pasaron tres canciones, la banda tenía un ritmo que transmitió animo e intensidad, acordes agradables, mi cuerpo se  movía mientras tomaba fotografías. Al terminar El Finger, ya se me habían quitado los nervios y la pena. Me siento junto al vocalista de la banda a mostrarle las fotografías que tomé:

 

–Son muy buenas, donde las puedo conseguir

 

−En la fan page de Ibagué Ciudad Rock, allí las van a colgar – Respondí con satisfacción pues había hecho un buen trabajo.

 

La siguiente banda fue Fértil Miseria, agrupación punk de Medellín, con gran trayectoria. Preparada para captar por medio de mi lente, fotografías que reflejaran la verdadera esencia, cruda y sin censura, de la banda.

 

Contemplé frente a mi, como la bajista Piedad Castro hermana de la vocal Vicky Castro subía al escenario, detrás de ella su hermana, el guitarrista y el baterista, Fertil Miseria en todo su esplendor. Vicky al coger el micrófono denota presencia, rudeza y sencillez. Los tatuajes en su cabeza rapada suele llamar la atención, además de su manera peculiar de vestir, poderosa y cruda. Es la esencia del pueblo inconformista y revolucionario, critico ante la sociedad, ante si mismo. −Con cuidado que me despeinan− Dijo con su clásico humor paisa.

 

Para tomar buenas fotografías no se necesita la mejor cámara, las personas creen que comprar cámara o tener el mejor equipo te hace buen fotógrafo, pero no, lo que te hace buen fotógrafo es arriesgarte, eso me enseño William Niño, mi maestro, mi sensei. Gracias a él estoy donde estoy y lo que soy como fotógrafa se lo debo a él, quien con paciencia me enseña día a día que camino recorrer.

 

 

Después del gran show de Fértil Miseria, se me quedó el coro de una de sus canciones: “Un patriota al servicio del estado/ Un patriota un idiota, un patriota un idiota”. Inconscientemente lo cantaba sin ver quien me escucha.

 

 

***

 

 

6:00 de la tarde domingo 10 de noviembre.  De nuevo tarde al Festival, el trabajo me consumió gran parte del tiempo. Estaba cansada y quise guardar energías para la banda que cerraba el evento. Mientras el tiempo pasaba, busqué a mis amigos para pasar el rato, descansar, y pensar una estrategia para poder entrar en la rosca. Quedarme como fotógrafa en la presentación de la banda estadounidense Vital Remains parecía una misión imposible.

 

La banda liderada por Tony Lazaro pidió a los organizadores de ICR, la no presencia de  personas tomando fotografías o videos. ¿La razón?, no es clara, pero se infiere que esta banda por tener reconocimiento mundial cada video o grabación que se haga, tiene un valor comercial.

 

Pasadas dos horas, sentíamos impacientes por la demora de la presentación. La tardanza se debió a que cambiaron todo el montaje de los instrumentos para poner los que ellos traían. Mientras tanto, el vocal Brian Werner hizo apariciones gritando -Que chimba, hijo de puta-, esto, de una manera muy extraña, alegró a los asistentes.

 

Alrededor de las 8:30 de la noche, los chicos de logística y seguridad del evento empezaron a sacar a los fotógrafos, anunciando que nadie podía estar adelante de la valla que separa la tarima del público. Mientras todos eran sacados, estaba charlando con Juan y con William sobre el evento. De repente Daniel viene y nos comenta que solo se pueden quedar ellos dos, y que a mí me sacarían en minutos.

 

Decidí irme por detrás del escenario y hacerme al pie de la valla, fuera de la vista de todos, donde no llamara la atención. Con tanta conmoción por ver a los “demonios” del death metal, nadie se percató de mi presencia en aquel pequeño y escondido rincón. Un hombre en el público, peleaba por conseguir una foto de la banda. La cosa era simple, todo tenía que estar perfecto, no podía haber disturbios, así que como en todo alboroto y alteración del orden, la policía intervino y sacó al hombre del evento.

 

El concierto empezó y saqué mi cámara, me escabullí hasta donde estaban mis amigos y me uní a ellos, el director del evento ya nos conocía, así que me dejó ser una de los tres fotógrafos oficiales que tomaron el registro a la famosa banda anti cristiana, Vital Remains. Disparé la primera toma y a los integrantes de la banda pareció no molestarles, de modo que con confianza y seguridad seguí.

 

Las canciones eran bastante buenas, a pesar de que mis creencias van en contra de lo que ellos cantaban. Sin embargo, debo dejar de lado los juicios y hacer un buen trabajo. De un momento a otro, el vocal de Vital Remains, Brian Werner, se bajó de la tarima, se pasó la valla y se lanzó al público, conmoción total, las personas se le abalanzaron, la gente gritaba y la música subía, no dudé en correr para tener la mejor toma de ese épico momento.

 

Después de tres canciones el público estaba emocionado, eufórico y la energía en el ambiente se hacía sentir. ─ El tipo tiene severo show─ Dije a mi compañero Juan.

 

Los chicos hicieron el “Pogo”. Brian grabó con su celular y dijo a la multitud ─Voy a grabarlos porque quiero que todo el mundo vea que estamos en Ibagué─

 

La cosa estaba fuerte, las personas cada vez más alteradas, más agresivas, seguían los pogos, los gritos guturales, los rasgados de garganta. Sin duda una de las mejores experiencias que he vivido. La música la conmoción, las fotografías, todo era magnífico. Vital Remanis se despidió. Prometieron volver y agradecieron a todos por estar allí.

 

Mi experiencia terminó grabando una entrevista exclusiva con el fundador de la banda Vital Remains, Tony Lazaro. Con mucha alegría y cansancio termine mi día como fotógrafa de  Ibagué Ciudad Rock.

[1] Andrei Friedmann (Budapest, 1913 - Thai Binh, Vietnam, 1954). Fotógrafo y corresponsal de guerra húngaro. Estudió periodismo en Alemania, trabajó para la agencia Dephot. En 1936 inventó la figura de Robert Capa. El prestigio internacional le llegó a partir de sus reportajes sobre la guerra civil española y la Segunda Guerra Mundial para la revista Life. En 1947, con Henri Cartier-Bresson, Rodger, Vandiver, y David (Chim) Seymour, fundó Magnum Photos, primera agencia cooperativa de fotógrafos independientes. En 1954 decidió cubrir la guerra de Indochina donde murió destrozado por la explosión de una mina.  http://www.biografiasyvidas.com/biografia/c/capa.htm

 

SOBRE EL AUTOR

 

Stefania Vargas Gómez

Es estudiante de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de Ibagué, narra su primera experiencia como fotógrafo en Ibagué Ciudad Rock. En la versión 2015 participó como reportera gráfica oficial de la organización de ICR,  además es directora de la Revista Roja (http://revistaroja.com.co/)

Si te gustó este contenido ¡compártelo!

© 2019 by revista El Rollo

  • El Rollo
  • White Twitter Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now