Mujeres que escriben

El 9 de septiembre hablamos con Vanessa Londoño, autora del libro Asedio Animal, sobre aquellas cosas que residen en el proceso de escritura, particularmente, siendo mujer. Como parte de una sociedad que está violentándonos constantemente, parece que hay formas que se volvieron costumbres, aquel patriarcado y machismo son comportamientos que se han instaurado durante siglos, y en el camino de la lucha feminista hay una ardua labor por eliminarlos. Pero para su eliminación es necesario reconocerlos, concebir que cada persona tiene algo de esta conducta en su interior, y que podemos encontrar formas de hacer algo al respecto, Vanessa toma el lápiz y el papel para hacerlo

_DSC0048.jpg

Conceptos como la animalidad, parece que nos llevan a nuestra condición humana, que estas conductas que parecen ser propias de los animales, también han logrado ser establecidas en nosotras y nosotros, quienes, constantemente, alardeamos de ser la raza superior, pero ¿qué constituye este término para la escritora? 

"Es un lugar de pensamiento en la existencia de seres precisamente no humanos y de cómo estos seres sintientes ocupan un lugar no solamente en un ecosistema, sino como símbolo político qué lugar ocupa en unas representaciones que tienen en el arte, en la filosofía o en la política, o en la literatura".

Animalidad

Y si seguimos en el recorrido de aquellas cosas simbólicas y representativas que Vanessa nos ilustra, tenemos a una escritora que es feminista, y que mediante su novela, muestra las formas de estas luchas.

 

"Yo creo que hay una historia que es supremamente feminista dentro del libro, y es la de una mujer indígena que en algún momento tiene que tomar una decisión; y esa decisión como que rescribe el conflicto Antígona de tener que revelarse a una ley que consideramos de pronto injusta, o que hay una ley superior a la ley de los hombres que por lo general no es justo, sino que está guiada por el poder. Y como esta mujer asume las consecuencias de cuestionar esas imposiciones y como igual, a pesar de esas consecuencias, se revela ante esas imposiciones".

En el feminismo encontramos colectividad, juntanza, mujeres que se unen unas con otras para luchar contra aquello que las ha oprimido durante años. Algunas lo hacen a través de las formas que pueden ser más radicales, yendo a la raíz del problema, otras podrán emplear ciertas formas de lucha desde cada uno de sus gremios, pero ¿qué puede hacer cada una desde su realidad para combatir esta violencia que se transformó en cotidianidad?

 

"Para combatir esas formas de opresión las mujeres necesitan educación, una educación que les dé una independencia financiera y económica. Una educación sexual que les permita entender que su proyecto de vida no necesariamente tiene que estar vinculado a la maternidad o si lo quieren así, pero no es como el único propósito de la existencia, o puede llegar a no ser el único propósito de la existencia. Creo que esos dos aspectos de alguna forma lo que logran es desvirtuar una subordinación que se ha impuesto socialmente y en la que las mujeres están en una situación de opresión frente a un sistema que es patriarcal".

Sistema patriarcal

Continuando con la línea del sistema patriarcal, que está presente en cualquier ámbito sin importar qué, las escritoras también están en una lucha constante, en un proceso donde hay personas que desprestigian su trabajo solo porque fue escrito por una mujer, o que prefieren no involucrarse con lo que es escrito desde lo femenino porque al parecer solo los hombres narran de manera idónea, entre un montón de prejuicios más, hay retos a los que se enfrentan las mujeres escritoras bajo este sistema, ¿cuáles son estos?

 

"Muchos, desde la figura del escritor, por ejemplo, yo creo que hay muchas niñas y muchas mujeres que crecemos leyendo una literatura que es patriarcal, y en la cual las mujeres no solamente no existimos, sino que estamos representadas desde unos estereotipos muy vacíos. Desde lo simbólico, no solamente en los personajes literarios, sino en que nunca puedes pensar como que exista la posibilidad de que una mujer sea el escritor. En ese rol que existe como tan fuerte del hombre como escritor, padre poseedor que es quien decide narrar el mundo. Entonces siempre se nos enseña que quien narra el mundo es un hombre, y quienes están descritos, están descritos desde ese lugar.

Eso por un lado, por el otro lado, ya cuando decides escribir también hay un problema de acceso a las editoriales, un problema de acceso a la difusión. Creo que sigue siendo muy desigual el consumo de literatura de mujeres frente al de literatura masculina, lo mismo que pasa en la música, lo mismo que pasa en otras artes, o en la política inclusive. Y también el reconocimiento o los legados, creo que son más fáciles de construir para los escritores hombres. En Colombia creo que apenas estamos redescubriendo muchas escritoras mujeres que han estado silenciadas históricamente, entonces incluso hasta la construcción de un legado creo que es muy difícil y está pensado siempre para la literatura patriarcal generar ese legado".

Literatura patriarcal

En un modelo que fue pensado por y para el hombre, el espacio de representación que ocupan las mujeres ha avanzado conforme la lucha feminista ha incomodado ciertos espacios, claro, falta camino, hay cosas que siguen intactas, pero conforme más mujeres sigamos incomodando a través de nuestras realidades individuales, podremos ocupar más espacios donde antes ni siquiera teníamos permitido entrar.

Así que para alguien que se quiere acercar por primera vez a la obra de Vanessa, las sugerencias o recomendaciones no son necesarias puesto que esa es una pregunta que le corresponde a cada lector o lectora hacérsela.

Asedio Animal

Texto: Laura Ximena García

Community Manager/ Internacionalista en formación.​

Periodista de corazón y feminista por elección.​​

"Sí, soy Laurel y Tomillo, pero los panitas me dicen Lauchis"

Fotos: Santiago meza

Reportero gráfico de la revista El Rollo

Audios: Jorge mendoza portillo

Editor General/ Comunicador Social - Periodista Universidad del Quindío.​

 "No se mucho de nada pero me gusta aprender, ramonero de corazón y enfermo por las imágenes".